Vuelve la pelea al Congreso, señales al FMI y los gestos de Cristina Kirchner (2022)

Juntan leña para el primer choque: el Presupuesto 2023

El Gobierno ya trabaja para el primer gran escenario del superministro Massa: el debate sobre el Presupuesto 2023. También, la oposición. El 15 de septiembre, ahora mismo, vence el plazo para presentar el proyecto. Hay un adelanto en mesa de entradas del Congreso, pero es papel mojado. Lo firmó Martín Guzmán el jueves 30 de junio, horas antes de enviarle su renuncia al Presidente -ocurrió el sábado 2 de julio-.

El lunes siguiente, la inercia le agregó la firma de Juan Manzur y lo envió a Silvina Batakis. Ahora lo retirará Massa y lo refigurará como su programa de gobierno, así como el que envió Guzmán expresaba su programa de gobierno. Es la tarea que asumirá Raúl Rigo, que tiene todos los números para ser el secretario de Hacienda.

Viene de ser el segundo de Guzmán, y antes de 2015, de Juan Carlos Pezoa, viceministro de Economía. En el interregno actuó como asesor de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires y, al mismo tiempo, del senador Esteban Bullrich.

Rigo es valedor de un sistema de funcionarios en el área de presupuesto del Ministerio de Economía que ha sobrevivido a varios gobiernos. Los apadrina el ex ministro de Hacienda de Fernando de la Rúa, Eduardo delle Ville, secretario de la Asociación Internacional de Presupuesto Público, de quien Miguel Pesce fue el segundo en la administración porteña.

Rigo suma sus relaciones con la oficina del Presupuesto del Congreso, que conduce el ex vicejefe de gabinete Marcos Makón. Son quienes recortaban para Guzmán, maestro de los mandobles sobre el gasto, que llevaron a la derrota de 2021. Un mago, que además tiene terminales en todas las tribus políticas.

Entre sus antecedentes figura haber conducido el diseño, desarrollo e implantación del e-SIDIF, el Sistema Integrado de Información Financiera de Argentina, que actúa como el ojo de un Gran Hermano sobre los presupuestos. Lo imaginó Ricardo Gutiérrez para la administración de Menem.

Contrapuntos de malambo

El Gobierno viene de una experiencia traumática en esta materia. El debate del presupuesto 2022 provocó la fractura más profunda en el oficialismo. El proyecto de Guzmán contenía los números del acuerdo con el FMI. Motivó que el bloque de Máximo Kirchner boicotease la aprobación.

El segundo momento clave fue cuando se firmó el acuerdo: Máximo renunció a la jefatura del bloque y Cristina de Kirchner disparó la carga de artillería que terminó con Guzmán. Ese es el ciclo completo de la pelea dentro del Gobierno, que termina con este cambio de sillas y de disfraces dentro del elenco, en el que Massa ya estaba administrando buena parte de las áreas.

Levantás una piedra en cada oficina y hay un referente de Massa. La jugada oficial es lo más parecido al contrapunto del malambo, que es como nació el malambo. Cada participante hace una mudanza, con ida y vuelta, y espera que su contrincante realice otra mudanza. Gana el gaucho que mejor zapatea. Ganará el que realice mejor y mayor variedad de figuras. Lo que llaman en EE.UU. un dance off -informa la embajada-.

La oposición cita a los economistas

Esto le da envergadura al primer compromiso importante del nuevo Gabinete: un debate del cálculo de gastos que pueda tener el apoyo de la oposición. La materia será objeto este miércoles de un seminario en el bloque de diputados de la UCR. Habrá un debate entre los legisladores, que organizan Mario Negri y Jesús Rodríguez, numen de la Fundación Alem.

Hablarán, entre otros, Eduardo Levy Yeyati (consejero de cabecera de los radicales, y a quien escucha mucho Horacio Rodríguez Larreta), Alejandro Einstoss (experto en Energía, es decir en subsidios), Ricardo Carciofi y Maximiliano Castillo (ex subsecretario de Evaluación Presupuestaria en la gestión de Cambiemos).

También participará Luis Pastori, ex diputado nacional por Misiones hasta diciembre pasado y un experto en presupuesto del radicalismo. Le pondrá el moño el propio Gerardo Morales, presidente del partido. El producto será volcado en un proyecto propio de presupuesto, para confrontar en la primera batalla con el fernandismo massista.

(Video) LA ROSCA (Programa completo 22/07/2022)

El plan "poquitito"

La oposición de Cambiemos sabe que Massa, en algún momento, los llamará para un entendimiento, como el que ya le ofreció al campo -dólar soja y designación de Gabriel Delgado en Agricultura, autor del ambicioso programa Agroindustrial- y al mundo de los negocios. Si Guzmán supo apelar a la emergencia, mejor aún lo puede hacer Sergio, que tiene terminales con la oposición, en particular con dirigentes del PRO.

Guzmán logró que la emergencia moviera a la oposición a darle una mano para sancionar las “leyes de emergencia” de finales de 2019, la de sustentabilidad de la deuda de febrero de 2020 y la del acuerdo con el FMI. Massa buscará, a cualquier precio, ese apoyo de la oposición con el objeto de ajustar los números para la próxima revisión del FMI.

Eso le permitirá el desembolso de USD 6.000 millones de diciembre próximo. En los papeles del superministro está el objetivo de bajar un poquito el dólar, bajar un poco el déficit, bajar un poquito la emisión y bajar un poquitito la inflación y un poquitito el riesgo país.

Audacias heredadas: sobrecumplir con el FMI

Con ese poquito de cada cosa, cree que subirá en la escala zoológica. Tiene como recurso el silencio que sigue al armisticio de Olivos: todos juntos hacia adelante, para no perder las elecciones. Y como zanahoria lo incita una idea que el economista Jeffrey Sachs le dejó a Alberto Fernández en el último seminario que organizó Gustavo Béliz en el Consejo Económico y Social: la Argentina tiene una deuda baja, comparada con la de otros países, y puede hasta sobrecumplir los compromisos del acuerdo con el FMI. Por ejemplo, adelantar pagos, de manera de subir la calificación ante los mercados del mundo. De eso se tratará el debate desde ahora hasta el 15 de setiembre.

Los silencios de Cristina

La estrategia transformista de Massa se basa en un volver a donde comenzó su mejor momento: en la primera vuelta de 2015, la fórmula que encabezó Massa cosechó 5,3 millones (22,3% del total). Esos votos son el segmento que se volcó a hacia Macri en el ballotage para ganarle a Scioli. Es el voto que Sergio perdió y ahora busca recuperar.

Su gestión no solucionará los problemas de la Argentina, pero puede acreditar capacidad de apagar el incendio. Recuperar ese electorado le permitiría crecer en prestigio y ponerse de nuevo en competencia. “- Si me sale bien, me quedo con el 2023”, confió en el maratón de reuniones con amigos de hoy y de ayer en las oficinas de la avenida del Libertador. Le preguntan qué herramientas tiene. “- Tengo el OK de Cristina para moverme. No va a decir nada, pero no se va a oponer a nada de lo que haga. Sólo habrá gestos”.

Entre los gestos de Cristina está no participar del acto de asunción del superministro, que ocurrirá después de la sesión del Congreso que designará a su reemplazante. Han acordado que al día siguiente habrá una reunión con foto y alguna declaración suave de apoyo de la vicepresidente.

¿Restricciones? Sólo las que plantee Alberto, que preserva cargos clave con lo cual desmiente su capitulación, aunque la cesión de fuerza que hace junto a Cristina es una señal de realismo. Es la cabeza de un Gobierno en pendiente que se juega todo a que uno de sus caciques, Sergio, haga una voltereta pensando en su exclusivo beneficio.

¿Compartirá con ellos el éxito, si lo hubiera? ¿Compartirán ellos con Massa el fracaso, si lo hubiera? Dudoso, en un Gobierno en el cual Cristina y Alberto también pusieron el interés personal por sobre el interés público.

Qué tiene Massa y qué le falta

El efecto del pensamiento mágico suspende las preocupaciones hasta nuevo aviso y concentra la oferta explicativa de los medios con ensayos de psicología barata y zapatos de goma: interminables especulaciones sobre la subjetividad psíquica de Massa, Alberto y Cristina. Como si los hechos dependieran de la conciencia voluntaria o involuntaria, de los personajes.

Nada en política deja de tener una racionalidad sistémica. Casi nada depende de la conducta de los personajes que, hagan lo que hagan, son víctimas o beneficiarios pasivos de procesos colectivos en los que se juegan, es cierto, las capacidades y las carencias de cada cual.

Massa suma entre sus capacidades, la audacia, la experiencia burocrática, su conocimiento del Estado y la variedad múltiple de sus relaciones con el mundo del dinero. Esas capacidades se anulan con las carencias manifiestas: no tiene visión profética (no intuye, ni con las encuestas, qué hay detrás de la montaña) ni tiene semiología instintiva para percibir qué siente, piensa o quiere el público.

(Video) Una economía inviable.¿Un país inviable? El editorial de Carlos Pagni.

Esa fórmula le da la fuerza para emprender siempre una aventura nueva. Como dice uno que lo conoce bien, siempre quiere patear el primer penal. A veces lo tira a la tribuna, otras veces le acierta, pero su biografía es el volver siempre a empezar.

Tiene capacidades sobresalientes para estar donde está, pero carece del insumo primario del político, que es el crédito en el público. Es lo que miden las encuestas cuando hablan de su desprestigio. No parece esforzarse por entenderlo, quizá porque cree que es mala suerte o consecuencia de campañas de descrédito.

Vidas paralelas: es un anti-Chacho

El prestigio se construye, y el desprestigio también se construye. No lo superará con campañas de prensa, asesores de imagen, colonias infinitas de comunicadores de alquiler. En esto es la contracara, para dar un ejemplo, de un Chacho Álvarez, que era un prodigio de crédito público, insólito en un peronista de la Capital Federal, especie criada para recibir el rechazo de sus vecinos.

Encantador, y con una máscara teatral tan impresionante como la de Massa, subyugaba. Ese crédito público tenía como contracara la falta de condiciones para gobernar. Lo entendió cuando se retiró de la política agónica con la renuncia a la vicepresidencia en el año 2000. Demostró la falta de condiciones, experiencia, conocimiento del Estado y del poder para seguir en carrera.

Es el anti-Massa, como Massa es el anti-Chacho. Chacho podía pasarse horas conversando con los vecinos en la esquina del Casablanca (Rivadavia y Riobamba, frente el Congreso). Por esa misma esquina pasa todos los días Massa enlatado en la combi de la que no puede bajar sin que lo chiflen. El crédito en el público es sinónimo de poder. Algo que no se compra, no se presta ni se hereda. Se construye y se puede perder. A Chacho la sociedad lo absolvió. Sobre Massa, la fiscalía descansa.

Los gobernadores también suspenden hostilidades

Del armisticio en la trifecta presidencial participan, también con su silencio, los gobernadores. Son quienes precipitaron el massazo, pero lograron su objetivo:

1) Que Sergio no fuera jefe de Gabinete.

2) Que Manzur siguiera siendo el ministro coordinador.

3) Que se emprenda un programa de ajuste que les permita seguir recibiendo los fondos para las obras públicas.

Creen que son clave para ser competitivos en las elecciones de 2023. Harán un aporte solidario: lacran hasta nuevo aviso el portón del CFI. No se volverán a mostrar juntos en público como un foro que le toma examen al peronismo del AMBA. Que este Massa sea superministro, reconstruye las relaciones de las provincias con la Nación en su momento de más prosperidad, los años Macri.

Desde 2016 el peronismo del Senado se partió en dos bloques y el de Diputados en tres. Ese proceso permitió que funcionase un sistema de negociación entre los gobernadores, el gobierno de Macri y los bloques no cristinistas del Congreso. De ese esquema participaban Miguel Pichetto, Rodolfo Urtubey (senador), Sergio Massa, Diego Bossio, Guillermo Snopek, Guillermo Michel, Juan Manuel Urtubey y su delegado en Diputados, Pablo Kosiner y muchos más.

Se negociaron Consensos Fiscales, leyes para acordar con bonistas, reivindicación de deudas, leyes Bergoglio como la emergencia de la economía popular, ley de villas, etc. Las provincias alcanzaron todas el superávit fiscal y los gobernadores aseguraron su poder en los territorios. O sea sus reelecciones. La chancha y los 20, diría Felipe Solá.

(Video) EL CORRESPONSAL con Nelson Castro. Renuncia de GUZMÁN (Programa completo 02/07/2022)

Acuerdo o escenografía de oposición

Massa es un hombre que tiene precio y por tanto le pone precio a todo. Inquieta a la oposición. Si Massa quiere recuperar el afecto del electorado del segmento de 2015, puede ceder posiciones en la pelea con el gobierno de Larreta en la Capital. El hostigamiento al distrito-santuario del PRO no les sirvió en las elecciones de 2021. Al contrario, le trajo más votos a la oposición.

Si Alberto, gerente del peronismo en el distrito CABA, cede la lapicera al superministro, ¿para qué quedar atado a esa pelea que sólo le aleja adhesiones al Gobierno en el público del banderazo? También puede haber, en ese entendimiento, algo para las administraciones radicales de Jujuy, Mendoza y Corrientes, castigadas en el envío de partidas de fondos de disposición discrecional.

Es difícil que el entendimiento vaya más allá de los intereses de quienes administran provincias, que son muy distintos de los que hacen política desde el Congreso o desde la oposición a gobiernos provinciales. Para ese sector Miguel Pichetto propone el montaje de lo que llama una "escenografía de oposición": denuncias de desmanejos a la prensa, amenazas de juicio político al jefe de Gabinete o al presidente.

Esto gusta mucho en el Olivos paralelo que anima Mauricio Macri desde sus oficinas de Acassuso. Desde ahí han salido las declaraciones más furiosas contra la designación de Massa, señalándola como un festival de improvisaciones. Temen los efectos del pensamiento mágico que suele instalar en ciertos sectores este tipo de cambios.

Los medios han dedicado toda la semana a repetir las consignas del Gobierno sobre que llegó Massa, cuando ya estaba adentro administrando la mitad del Gabinete y la cámara de Diputados. Ese ala de la oposición le tema al CAS -Club de Amigos de Sergio- subespecie de la oposición en la que se enfilan, entre otros, Larreta y diputados como Cristian Ritondo, Emilio Monzó o el concejal por Tigre Nicolás Massot.

Algunos de ellos hicieron leyenda en sesiones de pantalla en las oficinas de la presidencia de los Diputados, cuando Monzó ejercía el cargo. Solían reunirse con Massa a ver, admirados, los partidos del Barcelona de Messi. Duró hasta 2017, cuando Massa dejó la banca de diputado. Macri es de los pocos que se acuerda de estas relaciones, aunque nadie cree que este Massa esté en condiciones de perforar el frente opositor, aunque ofrezca pantallas del Barça con Lewandowski o bandejas de sushi.

Cambiemos negocia el voto para la sesión del martes

La oposición de Cambiemos negocia en estas horas un consenso para tener una posición unificada en la sesión del martes, en la que se elegirá al sucesor de Massa. Hay una moción de rechazo -votarle en contra a Cecilia Moreau, de lengua ácida hacia la oposición- y otra de sostener una abstención unánime. Diferencia a los halcones de las palomas la intención de entrar, o no, en una pelea que es del Gobierno.

¿Para qué meterse en esa puja rechazando la designación de quien quiera el peronismo? Son momentos de ser corteses y no comprarse problemas ajenos. Es cierto que esas designaciones se suelen negociar, pero es cuando se le vota el paquete de la designación de todas las autoridades de la Cámara.

En pocos momentos la negociación ha sido odiosa entre oficialismo y oposición. Ocurrió en 2017, cuando el peronismo le avisó a Cambiemos que si proponían a alguien distinto de Emilio Monzó -un primo para ellos- como titular de la cámara, les votarían en contra y pondrían a un peronista puro en la presidencia de la Cámara. En aquel tiempo el peronismo tenía la primera mayoría. Esta vez creen algunos, es mejor dejarles pasar la designación de Moreau o de quien quieran.

Fantasías de adelantamientos y acefalías

Este punto interesa ante el debate larvado sobre un adelantamiento de las elecciones por renuncia del presidente. Eduardo Menem, en una nota en este diario, dijo que es inconstitucional un adelantamiento, en los términos como lo hizo Eduardo Duhalde en 2002. Alejandro Tullio, autoridad en la materia, hace una diferenciación entre período y mandato, y afirma que es posible admitir el adelantamiento de las elecciones.

Argumenta que “la norma constitucional que establece el plazo en el que deberán realizarse las elecciones es el artículo 95, que dice textualmente: “Art. 95. La elección se efectuará dentro de los dos meses anteriores a la conclusión del mandato del Presidente en ejercicio.” No habla de período sino de mandato, porque ni en lenguaje corriente y, mucho menos, en lenguaje jurídico significan lo mismo.

“En caso de vacancia de la fórmula presidencial, cuando el Congreso reunido en Asamblea designa a quien ejercerá el Poder Ejecutivo hasta que un nuevo presidente sea electo” (art. 88 de la CN) está otorgando un nuevo mandato distinto del anterior, que puede coincidir en el tiempo, aunque nunca extenderse más allá, de la finalización del período presidencial en curso, o limitarse al plazo necesario para organizar las elecciones y, una vez electo el nuevo Presidente, que este pase a ejercer el cargo hasta concluir el período original (conforme art. 4º Ley 20.972)".

(Video) Javier Milei y Viviana Canosa 😎🤙

Cecilia Moreau tiene hasta ahora todos los números para sucederlo en la presidencia de la cámara, en un round del eterno retorno: en mayo de 1989, cuando Juan Carlos Pugliese dejó la presidencia de los Diputados para asumir el ministerio de Economía de Raúl Alfonsín, quien lo reemplazó en el cargo fue... Leopoldo Moreau, el papá de Cecilia.

Mirá también

Mirá también

Incertidumbre y tensión entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández: “¿vos confiás en Massa?”

Mirá también

(Video) Hugo Haime + Luis Rosales + Daniel Ivoskus #ParaQueSepas PROGRAMA COMPLETO 29/08/2022

Mirá también

Nueva encuesta y cinco alertas clave para el arranque de la gestión de Sergio Massa

Videos

1. Zuleta Puceiro + Delgado + Madanes Quintanilla + González #MMD Programa completo 30/08/2022
(A24com)
2. ¿Qué está pasando con la carne? + Escándalo en Santa Cruz #MMD Programa completo 01/06/2022
(A24com)
3. Carlos Fara + Cristian Ritondo #ParaQueSepas PROGRAMA COMPLETO 30/08/2022
(A24com)
4. Graciela Ocaña + Daniel Arroyo + Pablo Goldin + Ricardo Delgado #MMD Programa completo 02/08/2022
(A24com)
5. El gobierno desata su propia corrida. El editorial de Carlos Pagni.
(LA NACION)
6. TEORICO UNICEN POST-POSTCONVERTIBILIDAD
(Jose Ernesto Castillo)

Top Articles

You might also like

Latest Posts

Article information

Author: Rubie Ullrich

Last Updated: 10/26/2022

Views: 6449

Rating: 4.1 / 5 (52 voted)

Reviews: 83% of readers found this page helpful

Author information

Name: Rubie Ullrich

Birthday: 1998-02-02

Address: 743 Stoltenberg Center, Genovevaville, NJ 59925-3119

Phone: +2202978377583

Job: Administration Engineer

Hobby: Surfing, Sailing, Listening to music, Web surfing, Kitesurfing, Geocaching, Backpacking

Introduction: My name is Rubie Ullrich, I am a enthusiastic, perfect, tender, vivacious, talented, famous, delightful person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.